Chivas, el intruso de la Libertadores

Guadalajara es sudamericana. O, por lo menos, está a un paso de alzar la máxima competición de este continente, mediocontinente o como Dios quiera que se denomine. Pero a un paso muy grande. El equipo de la segunda ciudad más grande de México, el Chivas, perdió 1-2 ante el Internacional brasileño en la ida de la final de la Copa Santander Libertadores. Tendrá que apelar a la heroica de sus luchadores enmascarados para dar la vuelta al resultado en Porto Alegre.

Más allá de lo deportivo, el marcador de ese partido puede hacer girar la estructura del fútbol americano. La Libertadores es a la Conmebol (máximo organismo sudamericano) lo que la Champions League a la Uefa. En ella, participan los mejores clubes de sus diez asociaciones. México no pertenece a ella, sino a la Concacaf (Confederación de Fútbol de asociaciones del Norte, Centroamérica y Caribe). Entonces, ¿por qué se le presenta a Chivas esta oportunidad?

Año 1998. La Conmebol invita a la federación mexicana a participar por primera vez. El propio Chivas -que tiene la particularidad de que siempre ha jugado con futbolistas nacionales- y el poderoso América son encuadrados en un grupo previo con los dos primeros clasificados de la asociación más débil de Sudamérica, Venezuela. Se clasificaban para la fase final los dos primeros y, como era previsible, los dos centroamericanos resultaron vencedores.

En 2001, el Cruz Azul lo cambió todo. El segundo equipo de la capital, por detrás del América, estuvo a un pequeño paso de ganar la Libertadores. O más bien, a dos penaltis. El gran Boca Juniors de Riquelme le apartó del sueño en la gran final. El extraordinario campeonato de La Máquina Celeste obligó a la Conmebol a buscar una solución más justa.

México y Venezuela obtuvieron en 2004 dos plazas directas para el torneo. Las mismas que el resto de las asociaciones a excepción de Argentina y Brasil, que cuentan con cuatro. Además, otro club de las diez sudamericanas más la ‘intrusa’ de la Concacaf y el actual campeón disputan una fase de clasificación a un sola eliminatoria.

La unión del fútbol americano

En el Nuevo Continente, algo indica que todo cambiaría si Chivas diese la campanada y lograse la primera Libertadores para México. El debate sobre la integración de la Conmebol y la Concacaf tomaría fuerza. Otro país, como Estados Unidos, está intentando impulsar la MLS a base de pescar a figuras veteranas con sueldos astronómicos. Todos saben que la unión es la única forma de hacer frente a la hegemonía europea en clubes.

Además, los cambios repercutirían en las competiciones de selecciones. Sudamérica cuenta con una fase de clasificación para el Mundial larguísima, de 18 partidos. Los clubes europeos ya están hartos de que sus jugadores crucen el Atlántico cada poco tiempo. Y la dificultad de obtener un pasaporte en la fase del sur es mucho más alta que en la del norte. Una fase global sería más racional y permitiría hacer una división en grupos mediante un sistema de cabezas de serie similar al de Europa. Menos desgaste para los profesionales y más justicia. Recientes mundialistas como Honduras, Costa Rica, Trinidad y Tobago o Jamaica lo tendrían muy complicado frente a selecciones como Ecuador, Colombia o Perú, que tuvieron que escuchar las vuvuzelas por el televisor.

México no mira hacia el sur

No obstante, hay algo extraño en toda esta historia. Los mexicanos miran con desdén la Libertadores. Creen que la condición de invitados de sus escuadras es una ofensa. Y no lo perdonan. El ayer estrenado en partido oficial Omnilife, con una capacidad para casi 50.000 espectadores, no se llenó. El sustituto del mítico Jalisco apenas registró tres cuartos de entrada para contemplar un espectáculo histórico. Sirva como comparación que en Porto Alegre todos los billetes se agotaron en una hora.

Además, la final de la Libertadores no era el tema deportivo del día en los medios mexicanos. Toda la atención la centraba el partido amistoso por el bicentenario de la independencia del pais, en el que su selección empató contra la campeona del mundo, España (1-1). Ayer, ambos eventos compartieron portada en Récord. México no mira hacia el sur. Quizá esté más cómodo teniendo ‘asegurada’ su presencia en los mundiales junto a Estados Unidos. De cualquier forma, la unión hace la fuerza. Y es la única fórmula posible para que los equipos americanos sean, algún día, un rival para los europeos.

Aitor Royo
Reportaje en exclusiva para La Grupeta.

Anuncios

Una respuesta a “Chivas, el intruso de la Libertadores

  1. Muy grande Aitor. Has tocado un tema que para muchos es algo desconocido. Y ha quedado muy claro. Un abrazo

    Nacho Labarga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s