La última pedalada de ‘El Profesor’

Ya avisó Fignon de su delicado estado de salud en el libro “Éramos jóvenes e inconscientes” que publicó el pasado 2009. Un cáncer intestinal ha sido la puntilla en la ‘última carrera’ de este genial corredor que hasta hace poco comentaba el Tour de Francia en el canal público francés.

El ciclismo pierde con Fignon (1960-2010) a uno de los rodadores más completos de los últimos tiempos capaz de ganar tanto en carreras de tres semanas Tour (1983 y 1984) y Giro (1989) como en clásicas: Milán-San Remo, por dos veces, y la Flecha Valona.

Su país natal, Francia, se frotaba las manos al ver los inicios de este prometedor corredor que en sus tres primeros años como profesional conquistó la Gran Boucle en dos ocasiones, derrotando con autoridad al mismísimo Bernard Hinault en 1984. Se presuponía así como el sucesor perfecto para ‘El Caimán’, que se retiraría dos años después, en 1986.

Un poco antes, en 1983 en la Vuelta a España, aquel francés rubio demarraría sus fuerzas en cada kilómetro a favor de su líder. Gracias a ese esfuerzo ‘El Caimán’ acabaría en el primer puesto del cajón. Desde España se empezaba a ver a ese corredor de cabellos dorados como una seria amenaza para el ciclismo español.

Pero los continuos problemas físicos -una operación en la rodilla-, caídas, enfermedades y la mala suerte se cebaron con Fignon que no volvería a rodar de amarillo por los Campos Elíseos. Aunque estuvo cerca de lograrlo en el año 1989 cuando cedió el trono en favor del estadounidense Greg Lemond por tan sólo 8 segundos, en la que es la diferencia más pequeña entre primer y segundo clasificado en un Tour. Aquella lucha contra el reloj quedará para los anales de la historia.

“Tuve la suerte de encontrar aquello para lo que estaba dotado y poder vivir de ello, aunque nunca estaré satisfecho. Habría querido ser campeón del mundo, ganar más Tours, más clásicas, pero viví años fantásticos” así describía su ambición el francés tras colgar la bicicleta después de 11 años como profesional. Un cáncer fatal ha terminado por derrotar, con tan sólo 50 años, a Laurent Fignon. Aquel viejo rockero que con gafas y coleta amenazaba a sus rivales en cada etapa con su imponente cadencia de pedalada. Se va todo un campeón que representa como nadie los valores del ciclismo clásico: raza, orgullo, carácter, inteligencia, esfuerzo y talento, sobre todo talento. Hasta siempre ‘Profesor’

Nacho Labarga Adán Columna de opinión para marca.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s